Duriel Club de Vinos y Gourmet trabaja para crear un mundo de experiencias, sensaciones y emociones.
Consejos de vino y maridaje
ALIMENTOS ENEMIGOS DEL VINO
En ocasiones, ante determinados alimentos y platos, elegir el vino más adecuado puede suponer un verdadero problema e, incluso alcanzar la categoría de “enemigos”.
ALIMENTOS ENEMIGOS DEL VINO

Hay algunos alimentos que, por decirlo de alguna manera, matan el sabor del vino, dificultan enormemente la apreciación de un buen vino en una comida. Si vamos a descorchar un buen vino, tengamos en cuenta que lo que cocinemos nos permita apreciar de su selecto sabor, y procurar no utilizar alimentos enemigos del vino.

Aquí os dejamos una lista de productos-platos ante los que los vinos tienen que hacer "malabarismos" para no quedar mal y algunas posibles soluciones enológicas. 

Algunos alimentos:




  • AJO: En abundancia resulta destructivo para el vino. Se impone a los aromas del vino, los blancos no pueden con él y los más finos taninos del tinto se convierten en rudos y astringentes.

  • CEBOLLA CRUDA: Podemos considerarla peligrosa siempre que su acidez se imponga sobre el vino.

  • HINOJO: Neutraliza el aroma frutal de ciertos vinos tintos. Quizás pueda "pasar" con ciertos blancos de Reserva.

  • APIO: Su amargor puede resultar fatídico para los tintos ricos en taninos. El champagne y, sobre todo,  el cava se vuelven herbáceos en su presencia. Sólo admite blancos jóvenes suaves y semisecos.

  • SARDINAS: Efecto generalmente negativo. Su sabor metálico sólo lo soportan el Riesling de Mosela, un Sauvignon Blanc joven, un Albariño gallego, un "Vinho Verde" portugués o un alegre Txakolí.

  • VINAGRE: Es uno de los mayores enemigos del vino. Un fino o manzanilla quizás pueden mantener la cara, sin poder evitar algunas “muescas” de dolor.

  • BERROS: Otra de las maldiciones para los tintos. Su ácido fórmico se "come" los taninos del tinto.

  • ANCHOAS: Hay quien asegura que es un asesinato para los mejores champagnes y cavas. Sólo el rosado es capaz de amansarlas.

  • HUEVOS: Aquí hay un gran debate. Desde quien dice que convierten en vulgares las mejores cosechas, quien apuesta por los rosados y tintos sin grandes pretensiones y quien cree que constituyen un manjar que merecen el mejor vino.

  • YEMA DE HUEVO: Reviste el paladar con su grasosa untuosidad. La única salvación frente a un vino es formar un trío con pan, entre bocado y sorbo, para limpiar el paladar.

  • ALCACHOFAS: Su amargor se superpone a los taninos. Quizás los rosados suaves, con un toquecito de azúcar residual, pueden superan la prueba con un aprobado raspado.

  • CHOCOLATE: Su tenor graso recubre el paladar. Para llevar a buen puerto este maridaje, a parte de escoger productos de calidad, deberemos seguir estas dos indicaciones:

    La dulzura del chocolate debe guardar una cierta relación con la dulzura del vino. Si existe un desequilibrio en este factor, puede hacer que el gusto nos de un giro repentino hacia el amargo.

    Cuanto más fuerte es el chocolate, más estructurado y con cuerpo debe ser el vino. Deberemos combinar chocolates ligeros con vinos ligeros y chocolates con mayor porcentaje de cacao con vinos con más cuerpo.

    1.- Maridaje con chocolates blancos

    El chocolate blanco tiende a ser más suave y mantecoso en su sabor. Recomendamos con los siguientes vinos: Moscatel Dulce joven, generoso dulce, blanco dulce, aceptable con espumosos brut, excelente con Pedro Ximénez dulce viejo VORS.

    2.- Maridaje con chocolates con leche

    Un Monastrell dulce joven combinará perfectamente con este tipo de chocolates, tartas o preparaciones que lleven un chocolate rebajado con leche o nata.

    3.- Maridaje con chocolates amargo.

    Los chocolates amargos necesitan unos vinos con más cuerpo y que ofrezcan un sabor complejo y levemente amargo en sí mismo. Recomendamos con: Pedro Ximénez dulce viejo VORS, Brandy de Jerez S.G.R. (Solera Gran Reserva), Cognac, Armagnac, Rones viejos.

    Nota: Si el chocolate es de 60% o más, también puede ir bien con un cava brut nature, con un tinto de guarda Syrah, C.Sauvignon, Merlot, Samsó.


Seguramente hay muchos más alimentos cuya posible combinación con el vino resulta difícil o imposible. En estos casos, siempre quedará…por ejemplo… el agua, la cerveza...

La comida es mucho más gratificante con un buen vino  qué le vamos a hacer…




Vino recomendado por Duriel Club de vinos y gourmet: 

BACH FRIZZANTE MOSCATO





Síguenos >
Bodega Club Duriel - Tienda de Vinos Online | clubduriel@gmail.com - Telf: 622 370 517 - Condiciones de venta - Protección de datos
Neuron Soluciones