Duriel Club de Vinos y Gourmet trabaja para crear un mundo de experiencias, sensaciones y emociones.
Consejos de vino y maridaje
CUIDADO DEL VINO
TRANQUILIDAD, HUMEDAD Y COLOCACIÓN DE LAS BOTELLAS
CUIDADO DEL VINO
El vino es un ser vivo que evoluciona a lo largo del tiempo. Los embotellados deben ser guardados en un lugar idóneo para que su evolución sea feliz, evitando cualquier deterioro. A la hora de pensar en la guarda de un vino, hay que tener en cuenta la vida que tiene por delante y el que el lugar sea el idóneo.

Por tanto, no es lo mismo guardar un vino joven que otro que ha sido elaborado para que tenga una larga crianza. Guardar mucho tiempo un vino joven es un disparate.


TRANQUILIDAD: Al vino le gusta el silencio y la tranquilidad. Se cansa con el ajetreo y pierde su alegría si es guardado junto al motor trepidante de una máquina.

HUMEDAD: Igual que con la temperatura, el vino debe guardarse en un lugar de humedad constante. Lo ideal es mantener las botellas en un ambiente de humedad que oscile entre el 60 y 70 por ciento. Si el lugar es seco, se seca el corcho, permitiendo que entre oxígeno dentro de la botella.

COLOCACIÓN DE LAS BOTELLAS: Las botellas deben estar tumbadas, a fin de procurar que el vino esté siempre en contacto con el corcho. Así el corcho no se secará, evitando que entre aire en el interior.

TEMPERATURA PARA GUARDAR EL VINO
El vino sufre con las temperaturas altas. La mejor manera de conservar y guardar el vino embotellado es mantenerlo con una temperatura constante, sin altibajos. La temperatura ideal son los 15 grados. Los vinos envejecen con rapidez a medida en que esta temperatura es mayor.

GUARDAR EL VINO EN CASA: LUZ Y OLORES
En todos los casos, donde mejor está un vino es en la bodega de origen. Después en un armario o mueble climatizado.

Si se trata de guardar el vino en la bodega particular, o en casa, hay que tener en cuenta los siguientes factores:

LA LUZ: el vino se conserva mejor en un lugar oscuro, lejos de la influencia de los rayos solares. La luz artificial de la bodega no será intensa, ni permanente.

LOS OLORES: el vino debe conservarse lejos de lugares en que existan olores ajenos al del propio vino. Lejos, por tanto, de zonas perfumadas, o con olores a petróleo, pintura, incluso de los que se generan en las cocinas, en los comedores donde se fuma tabaco.

GUARDAR EL VINO

TRANQUILIDAD: Al vino le gusta el silencio y la tranquilidad. Se cansa con el ajetreo y pierde su alegría si es guardado junto al motor trepidante de una máquina.

HUMEDAD: Igual que con la temperatura, el vino debe guardarse en un lugar de humedad constante. Lo ideal es mantener las botellas en un ambiente de humedad que oscile entre el 60 y 70 por ciento. Si el lugar es seco, se seca el corcho, permitiendo que entre oxígeno dentro de la botella.

COLOCACIÓN DE LAS BOTELLAS: Las botellas deben estar tumbadas, a fin de procurar que el vino esté siempre en contacto con el corcho. Así el corcho no se secará, evitando que entre aire en el interior.


Duriel Club de vinos y gourmet recomienda


GODEVAL GODELLO

BLANCO SENSACIÓN 6š ALCOHOL

ENATE GEWÜRZTRAMINER


Síguenos >
Bodega Club Duriel - Tienda de Vinos Online | clubduriel@gmail.com - Telf: 622 370 517 - Condiciones de venta - Protección de datos
Neuron Soluciones