Duriel Club de Vinos y Gourmet trabaja para crear un mundo de experiencias, sensaciones y emociones.
Consejos de vino y maridaje
NUTRICIÓN Y ALIMENTACIÓN ADECUADA A LA EDAD INFANTIL: PARTE 2
EL ENTORNO: TRANSMITIR NUEVOS SABORES DE FORMA DIVERTIDA
NUTRICIÓN Y ALIMENTACIÓN ADECUADA A LA EDAD INFANTIL: PARTE 2
A diferencia de cualquier otra etapa de la vida, en ésta son los cambios en los hábitos alimentarios una de las características más destacables. El objetivo es animarlos a reforzar conductas saludables sin insistir en la perfección. Es importante que en los cambios se involucre todo el grupo familiar.

Hay que mostrarles la gran variedad de alimentos existentes y estimular su interés en probarlos. Cuando se le ofrezca un nuevo alimento y el niño lo rechace, hay que volver a intentarlo. La presentación repetida del alimento, en distintas formas y preparaciones logrará que en algún momento termine por aceptarlo. Es importante también que el ambiente sea agradable y tranquilo para disfrutar lo que se come.

“ENSEÑARLES A COMER” Es la asignatura que recordarán toda la vida, sobre todo, si lo que aprenden es divertido. Y puede serlo si un día, con tiempo y paciencia, se les acompaña a que sean ellos mismos los que decidan qué quieren comer, cómo y de qué manera. Y para eso, primero hay que llevarlos al mercado. Que vean esa admirable exposición de verduras, frutas, pescados, carnes… Y allí mismo, explicándoles sus características, que elijan.

Enseñarles a elegir esos alimentos del primer plato y aprovechar para decirles que tienen que aumentar el consumo de verduras, que son un concentrado de vitaminas, que les ayudan a tener mejor piel, mejores huesos, mejor visión y que es importante para un buen rendimiento físico y deportivo, relacionarlo con actividades que el niño haga habitualmente y que disfrute con ellas. Y que, además, tienen sales minerales, tan importantes como las vitaminas. Y que es necesario comer pasta, pan, cereales y arroz y combinarlos con esas verduras porque les aportarán la energía que necesitan.

De segundo plato, pescado, carne o huevos, que son la principal fuente de proteínas, necesarias para su crecimiento. Explicarles que son importantes ya que van a formar sus células, sus tejidos y sus músculos… son como los ladrillos de una casa, hablarles para ellos y decirles frases como “que así estarán más fuertes…” y de esta forma les haremos entender la importancia de consumirlos.

Y hablarles del otro gran componente de la dieta, las grasas, imprescindibles, son energía concentrada y el vehículo de muchas vitaminas, pero que cuenta menos, mejor… Hablarles de las meriendas caseras, de galletas hechas en casa por ellos, de bizcochos caseros… y de intentar no comer productos de bollería industrial como donuts, bollos rellenos de chocolates y cremas.

Se trata de estudiar las posibilidades culinario-gastronómicas de la despensa y de los alimentos por temporada. De analizar los últimos avances tecnológicos aplicados a la cocina de la verdura que ya ha ganado alguna que otra batalla. Quizás de las más importantes, la referida a los puntos de cocción, excesivos en la cocina “tradicional” hasta el punto de desvirtuar las propiedades más atractivas de los vegetales, su color, su sabor y su textura propia. Hoy una alimentación sana exige volver a los alimentos en su estado natural.

La ciencia demuestra que la alimentación más saludable es la que se parece más a la de nuestros abuelos, basada en los vegetales que se cultivaban en el lugar donde vivían, alimentos de gran pureza y muy poco manipulados. Los auténticos alimentos de gran pureza y muy poco manipulados. Los auténticos alimentos se van a encontrar con la competencia de los altamente procesados, los supermercados se llenan de productos manipulados a los que se añaden por ejemplo vitaminas sintéticas para sustituir las que han perdido por el camino, aparecen los alimentos transgénicos, etc.

Es necesario conocer el efecto sobre la salud de todos los grupos de alimentos y el modo de cocinarlos, escogiendo aquellos de calidad por su frescura y menor manipulación.

VERDURAS, FRUTAS Y PESCADOS: ALIMENTOS MÁS PROBLEMÁTICOS

En general, los alimentos que gozan de menor aprecio entre los niños son las hortalizas junto con los pescados, además de las frutas. Es una buena idea que participen en todo lo relacionado con la alimentación, para que entiendan la importancia que tiene comer todo tipo de alimentos. Todo lo concerniente a la compra, la elaboración de comidas, la preparación de la mesa, etc., es una oportunidad para que aprendan y para que disfruten de la comida.

La cultura gastronómica de las verduras, siempre ha empezado en la huerta y es lo que hay que enseñar actualmente a los niños… Por ejemplo, haciéndoles partícipes de actividades relacionadas con los alimentos y la cocina, podemos hacerles entender más fácilmente la importancia que tienen en la alimentación diaria. Un niño puede partir la lechuga con formas fantásticas, o convertir un tomate y unas rodajas de pepino en algo divertido y sugerente, ensaladas, pizzas caseras y vegetales… Importante alimento y fácil para los niños son las patatas, que sí que adoran los pequeños, no son más que una verdura. Pero no han de faltar en la dieta las verduras por excelencia, es decir, las de hoja, desde lechugas y demás integrantes de ensaladas como espinacas, acelgas, coles… Frutos de vaina, como guisantes, habas frescas… otro tipo de frutos como tomates, calabacines o pimientos y, por supuesto, flores de calabacín, alcachofas, coliflor, brécol… Verduras de muy distintas procedencias, sabores, texturas y colores que además hacen fácil componer un plato atractivo y divertido.

Otro aspecto que se debe cuidar en las dietas infantiles es la técnica culinaria. Los alimentos mejoran su duración pero pierden algo de sus características tales como el sabor, el color y ciertos valores nutritivos sobre todo en algunas formas de cocinado. Muchas comidas no son agradables por el olor o el sabor, a veces, también influye la textura… Se deben ir eliminando los purés como alimento diario y pasar al número de veces que lo toman los adultos de la casa. A partir de los 3 años deben aprender a soborear diferentes verduras por separado, separar también la carne roja, el pescado y el pollo. Es decir se debe introducir la idea de 1-2 platos en cada comida importante o empezar por platos combinados que se componen de diferentes alimentos en diferentes porciones o unidades. Las comidas en guisos, mezclar carne o pescado con verduras, patatas, pasta, o bien cereales con verdura pero no para servir en forma de purés sino en forma de comida conjunta. Este tipo de comida facilita la palatabilidad y desarrolla el gusto.

Además de todos estos cambios, hay otros factores que pueden modificar para bien o para mal la alimentación infantil, por lo que se desde la razón y el sentido común se deben modular, para conseguir los mejores objetivos.

Los resultados de las investigaciones científicas han revelado que los sistemas necesarios para detectar los sabores –los sentidos del gusto y del olfato- están bien desarrollados antes del parto. Tras el nacimiento, el bebé ya es capaz de percibir los sabores dulce, ácido y amargo probando comidas, igual que una amplia variedad de aromas. Sim embargo, en los niños estos sistemas quimiosensitivos se continúan desarrollando durante la niñez y están influidos por las experiencias.

El GUSTO no se limita al paladar, sino que es una sensación construida también a través de la reacción olfativa y visual del alimento. Si lo vinculamos a la construcción sensorial, el gusto aparece como una referencia que inspira conceptualmente cualidades fundamentales en la expresión de los aromas. El objetivo en la educación del niño y en educar su paladar es que la dieta de los niños se basa en alimentos familiares. Los niños, como los adultos, no son receptores pasivos de alimentos. Naturalmente deciden activamente si aceptan o rechazan ciertos sabores pero en lo que hay que insistir es en que su alimentación sea lo más sana y variada posible y siempre teniendo en cuenta sus requerimientos nutricionales.

ALIMENTACIÓN ES IGUAL A EDUCACIÓN, es igual a constancia y paciencia y demostrarles que hay que comer equilibradamente, de forma variada, divertida y explicándoles qué es lo que comen y por qué…

Los niños toman cada día con más frecuencia las decisiones sobre lo que comen, una tendencia que se incrementa a medida que se hacen mayores ante las dificultades de los padres por reconducir la situación. El estilo de vida actual impone tanto a los padres como a sus hijos un ritmo acelerado donde es difícil planificar las comidas de la semana y se acaba por recurrir a la rapidez y comodidad que ofrecen la cocina rápida y los productos preparados y congelados. No obstante, la principal preocupación de las madres y padres actuales es que sus hijos coman de todo sin preocuparse si la cantidad o el momento son los adecuados.

No hay que obligarles a comer “alimentos sanos” siempre y de forma insistente… los niños son niños y como tales necesitan un aprendizaje.

El desafío es animarlos a reforzar conductas saludables sin insistir en la perfección.

Próximo: … LA COCINA PRÁCTICA CON UN CHEF


NUTRICIÓN Y ALIMENTACIÓN ADECUADA A LA EDAD INFANTIL: PARTE 1





Síguenos >
Bodega Club Duriel - Tienda de Vinos Online | clubduriel@gmail.com - Telf: 622 370 517 - Condiciones de venta - Protección de datos
Neuron Soluciones